Skip to content

5 desfiles épicos cargados de inspiración para tus eventos

Compartir noticia

Escuchar

Paula Rey
El congreso EHA 2024 estrena campaña de donación de sangre orientada al sector de congresos y reuniones Un evento de rugby que favorece la reinserción social de presos Un congreso en la Galería de Cristal de Madrid por el Open de Arbitraje 2024
Dentro de los eventos con gran carga estratégica están, sin duda, los desfiles de moda, de cuyo éxito depende la opinión de la prensa y otros fashionistas de si tal o cual firma marca tendencias y merece estar en el foco. Hemos decidido sacar inspiración (y mucho placer visual, lo confesamos…) de cinco desfiles épicos cargados de inspiración e ideas rompedoras. ¿Nuestro favorito? ¡El de Balenciaga! Nos demuestra que los mejores eventos tienen en cuenta todas las patas de manera alineada conduciendo a transmitir un mismo mensaje: el timing, el olor (y los 5 sentidos), los audiovisuales, el perfil de los participantes, la música… Se nos ponen los pelos de punta con el vídeo de apertura.  Por Paula Rey

El desfile de moda Otoño/Invierno 2020 de Balenciaga es sin duda uno de esos espectáculos llamativos, de los que se ha hablado más allá del cosmos de la moda. Ni siquiera su hora de arranque está elegida al azar: las 11:30 coincide con el inicio de misa. Todo el festival se concibe como un homenaje al fervor católico de Cristóbal Balenciaga, multiplando las referencias eclesiásticas y apocalípticas. Es dentro de la Cité du Cinéma de París donde se montó una decoración oscura, con una pasarela cubierta de agua.

Las tres primeras filas de asientos están vacías y dan la impresión de estar sumergidas en el agua. Incluso se tuvo en cuenta el olor, con un omnipresente olor a gasolina para apoyar la noción de peligro. Lo que también llama la atención es la variedad de modelos: ama de llaves, asistente de salud mental, gimnastas, estudiantes… Hay muchos perfiles atípicos junto a modelos profesionales. 

Mientras desfilan con los pies en el agua, la mayor parte del espectáculo se desarrolla en la pantalla colocada sobre sus cabezas. En consonancia con la música y el sonido de los truenos, la pantalla muestra nubes de humo negro y rojo, llamas, pájaros siniestros o incluso imágenes de olas rompiendo. Balenciaga ofrece aquí un mensaje contra el calentamiento global. Directamente inspirado en el Apocalipsis, este desfile nos advierte de posibles peligros.

El calentamiento global, por lo tanto, se lleva a cabo durante todo el desfile. La presencia de agua, por ejemplo, es fundamental. Para la diseñadora Demna Gvasalia, el agua representa el aumento del nivel del mar.

Se presenta la colección con una banda sonora industrial y dramática. La música va cambiando al mismo tiempo que la imagen proyectada en la pantalla grande. Imagen y sonido se complementan destacando el avance del desfile y las etapas de peligro que nos aguardan. Inicialmente, el ambiente es oscuro y acompañado de música dramática. Cuanto más avanza el desfile, más fuerte y agresiva se vuelve la música. Cuando la pantalla muestra humo rojo, la música de luto resuena en la habitación. Las llamas van acompañadas de música hardcore.  Con sus imágenes metafóricas y piezas siniestras, Balenciaga dibuja la extinción del mundo. Al final del desfile, la pantalla muestra la tierra. Poco a poco, esta tierra desaparece, como un eclipse, dejando la habitación en completa oscuridad. 

Nuevos formatos como el autocine

Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant de Coperni sacaron partido de la situación pandémica creando un concepto de drive-in runway, donde los invitados disfrutaron del desfile de moda presencial desde la comodidad y seguridad de sus propios coches.

El escenario fue el estadio Accor Arena, situado a las afueras de la capital francesa, cuyo recinto es capaz de albergar a más de 20.000 personas. Introdujeron 36 vehículos en el estadio, los cuales transportaban a 70 invitados que pudieron disfrutar del show. Además, los conductores también participaron utilizando las luces de los propios coches para iluminar a las modelos que desfilaban por la pasarela. Todo ello acompañado de una banda sonora techno.

Espacios históricos reconvertidos para la ocasión

Karl Lagerfeld celebró en 2016 los 90 años de historia de la firma italiana Fendi con un espectacular show en plena Fontana de Trevi, en Roma, recién restaurada gracias a un proyecto que costó 2,4 millones de dólares y que financió por entero la propia etiqueta.

Un stand creativo

En 2014, en París, Marc Jacobs terminaba su relación con Louis Vuitton recreando en escena una especie de solemne funeral. Para la presentación de su colección de primavera-verano, el creativo neoyorquino fabricó una gran fuente, un carrusel, unas escaleras mecánicas y un ascensor y por medio de trajes negros y extravagantes plumas de pavo real.

Un final inesperado

En 1999 Alexander McQueen selló su reputación como showman. No sólo llevó a la atleta paralímpica Aimee Mullins usando piernas protésicas talladas en madera de olmo, sino que terminó con dos robots pintando con spray el vestido que llevaba la súper modelo Shalom Harlow, en lo que se convertiría en uno de los finales de desfile más memorables en la historia de la moda.

 

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias