Skip to content

El debate y su importancia como herramienta de comunicación

El debate y su importancia como herramienta de comunicación

Compartir noticia

Escuchar

Daniela Tams
¡Dímelo a la cara! en evento Days “Ser o no Ser” esa fue la cuestión que se abordó en la cumbre anual del gran consumo Asegura una mesa redonda productiva Debate: Cómo el sector de eventos y el audiovisual se unen en la industria del entretenimiento 
¿Alguna vez has sentido que el debate parece una herramienta más propicia para definir un ganador, una pelea verbal cuyo formato confrontativo causa fricción entre los participantes? Bueno, es hora de cambiar esa percepción. Un debate no es solo una confrontación, sino una oportunidad increíble para generar comunidad e inteligencia. ¿Cómo? Al final, aporta mucho más valor que una ponencia individual puesto que el intercambio de ideas enriquece enormemente y genera una participación e involucramiento sin igual. Quizás es hora de redescubrir este formato en tus eventos…

En una conversación con Miguel Molina, académico y Dr. por la Facultad de Derecho de la Universidad de Alicante, profesor del Curso de Especialización en Comunicación Política y Liderazgo, llegamos a las siguientes conclusiones sobre las múltiples formas de introducir un debate a un evento y las ventajas que conlleva.

Empecemos por el principio ¿Qué es un debate?

Entendamos que los debates no se tratan solo de ganar argumentos, de buscar un ganador triunfante y un perdedor humillado, sino de construir puentes entre personas y perspectivas. Y que hay un sinfín de posibilidades para introducir un debate a nuestro evento.

Claro que hay debates donde se trata de ¨darle una paliza¨ verbal al contrincante, pero a menos de que estemos en temas polémicos, esto no será el caso. El debate en el mundo corporativo tiene un potencial impresionante para jugar bajo una serie de dinámicas y eventos diferentes. Un debate no tiene que ser el centro ni el foco principal del evento, puede ser una mera herramienta que se utilice a manera de complemento para el mismo, una forma de comentar y confrontar puntos de vista y buscar un mejor entendimiento.

El caso de Samsung. En el lanzamiento de uno de sus teléfonos inteligentes, Samsung organizó un debate inmersivo sobre el papel de la tecnología en la vida cotidiana. Invitaron a usuarios, expertos en tecnología y desarrolladores para discutir cómo los teléfonos inteligentes están transformando la forma en que vivimos. El debate se llevó a cabo en un espacio virtual que recreaba escenarios de la vida real donde los participantes podían interactuar con los productos de Samsung.

El objetivo era fomentar el conocimiento de los productos de Samsung e incentivar la compra y el conocimiento del nuevo producto. Es un evento que dista mucho de la idea de debate, pero en un giro de creatividad, Samsung optó por incluirlo mientras fomentaba el vínculo y la conexión entre la audiencia y el producto. El debate no fue confrontativo y Samsung logró que se conversara sobre las ventajas de su producto de manera voluntaria y abierta. Samsung logró así obtener información sobre la opinión de sus compradores, vincular a los participantes de su evento mientras les hacía sentir escuchados, mejorando su experiencia.

Otro tipo de formato es cuando conllevan tintes un poco más protagónicos, los debates secundarios. Los cuales apoyan al main event y se pueden utilizar de forma introductoria o como conclusión a un tema e incluso como parte de la experiencia.

Red Bull. En un evento deportivo, Red Bull organizó un debate sobre los riesgos y beneficios de practicar deportes extremos, tras un espectáculo lleno de adrenalina. Invitaron a atletas profesionales, médicos especializados en deportes y psicólogos deportivos para discutir sobre temas como la seguridad, la adrenalina y la mentalidad competitiva. El debate se llevó a cabo en un entorno virtual que recreaba escenarios de deportes extremos donde los participantes podían experimentar la intensidad de estos deportes mientras debatían sobre su impacto en la sociedad. El objetivo era brindar una experiencia de adrenalina y entretenimiento mientras se fomentaba el poder de marca y se fortalecía el WOM (word of mouth). La estrategia: entretener a sus invitados, generar comunidad, escuchar perspectivas relacionadas con este deporte y generar la comunidad Redbull para asegurar la retención y futura participación al evento.

Se obtuvieron insights sobre perspectivas distintas, palabras claves y suficientes mensajes para realizar una campaña de marketing con información de su main buyer. Lograron fomentar la comunidad de una manera indirecta, donde el debate se encabezó por tintes emocionales y no racionales.

¿Cuáles son los propósitos a los que enfocar un debate?

Los debates nos aportan mucho cuando tenemos claro lo que queremos lograr. Aquí unos ejemplos del abanico de posibilidades nos aportan:

  • Debate de feedback: Este tipo de debate se centra en recopilar opiniones y comentarios sobre productos, servicios o procesos. Por ejemplo, una empresa puede organizar un debate entre clientes y representantes de servicio al cliente para discutir sobre las experiencias de los usuarios y cómo mejorar el servicio.
  • Debate para unir a la audiencia: Estos debates están diseñados para fomentar la cohesión y la colaboración entre los participantes. Por ejemplo, se podría organizar un debate sobre valores corporativos o desafíos comunes que enfrenta el equipo. Este tipo de debate lo recomendamos como una buena práctica de team building.
  • Debate para incentivar la compra: se utiliza para influir en las decisiones de compra de los clientes. Por ejemplo, una empresa de tecnología podría organizar un debate entre expertos y consumidores sobre las tendencias del mercado y las características de los productos.
  • Debate de innovación: Este tipo de debate se centra en explorar nuevas ideas, tecnologías o enfoques dentro de un sector específico. Por ejemplo, una empresa de automóviles podría organizar un debate sobre el futuro de la movilidad eléctrica después una conferencia sobre innovación en la industria automotriz o la presentación de un nuevo coche.
  • Debate con fines de marketing: Estos debates se enfocan en la captación de insights y leads, con una estrategia previamente diseñada, estos debates aportan información útil a la empresa.  Por ejemplo, una empresa de lujo podría organizar un debate sobre ¨calidad vs cantidad¨ desde que los participantes tengan que llenar un formulario, generando una base de datos. Posteriormente tras una serie de preguntas diseñadas para entender el comportamiento de su buyer persona, se traduce la información en campañas de marketing.
  • Debate de diversidad e inclusión: Este tipo de debate aborda cuestiones relacionadas con la equidad, la diversidad y la inclusión. Por ejemplo, una empresa de tecnología podría organizar un debate sobre cómo promover la diversidad de género en la industria. O puede formar parte de una conferencia sobre liderazgo inclusivo o un evento de desarrollo profesional.

Sea cual sea la forma en que incluirás el debate al evento, es fundamental que contenga una estructura de proactividad y apertura para que resulte funcional. Para lograrlo, te informamos sobre dos aspectos clave:

  • El principio de «menos es más» no se aplica únicamente al diseño, sino también a la comunicación. En un mundo saturado de información, la brevedad y la claridad son esenciales para captar la atención del público y transmitir ideas. Como señala Molina, en un entorno donde el tiempo es un recurso escaso, es fundamental utilizar palabras con precisión. Mantener un debate claro con un time frame muy bien estructurado es importantísimo para lograr un dialogo concreto y útil para los asistentes.
  • Aplicar la escucha activa y la empatía, guiar la conversación y el comportamiento de los involucrados hacia la empatía y la paciencia para poder escucharse unos a otros. Durante un debate, la empatía supera a menudo a la intimidación para persuadir y conectar con los demás. Entender las preocupaciones y necesidades del otro permite encontrar puntos en común y construir puentes entre perspectivas divergentes. 

Conclusión

El debate ofrece una oportunidad invaluable para aprender, crecer y establecer conexiones significativas con los demás. Imaginemos debates con inteligencia artificial o actividades de team building que desafíen las percepciones. A palabras de Miguel Molina, ¨hay un mecanismo de autoprotección que tiene el ser humano, el NO. Un sistema para protegernos de lo desconocido; por eso casi siempre que presentamos un proyecto nuevo, tenemos el no encima de la mesa. Ese mecanismo de autoprotección nos puede hacer perder oportunidades. Por tanto, no hay que tener en miedo a lo novedoso, a lo nuevo y a lo desconocido. ¨

¿Estás listo para ser parte de la próxima generación utilizando el debate en eventos?

Tenemos más información sobre debates, si te interesa leer más, clic aquí

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias