Skip to content

Icebreakers virtuales: ideas para romper el hielo tras la pantalla

Icebreakers virtuales: ideas para romper el hielo tras la pantalla

Compartir noticia

Escuchar

eventoplus
10 ideas que nos dejan las agencias sobre este 2023 20 años después: el evento más movilizador del c de c Royale by Shoot, un nuevo espacio lleno de luz en el centro de Barcelona
Si hace unos días te dábamos algunos consejos para evitar que el asistente no caiga en la tentación de WhatsApp o de contestar mails cuando está detrás de un evento virtual, hoy nos centramos en el momento primero en el que la cámara se activa y comienza la reunión online. La pantalla se llena de caras, los participantes se conectan, parece que está todo listo, pero ¿cómo arrancar? ¿qué hacer para pasar del modo ‘piloto automático de trabajo delante de la pantalla’ a asistente activo y predispuesto a la escucha, la participación y al engagement? El moderador o presentador del evento juegan un papel importante y en su caja de herramientas no pueden faltar una buena colección de energizers para romper el hielo. Te damos algunas ideas para inspirarte y consejos para que sean un éxito.

¿Para qué quieres el hielo picado?

Antes de decidirse por una dinámica para romper el hielo u otra hay que tener claro qué se quiere conseguir: que los participantes se presenten, despertar la energía de grupo, fomentar la participación, prepararles para trabajar en equipo, hacer una sesión de brainstorming…

Fina capa de escarcha o un gran bloque macizo de hielo

Hay que tener en cuenta si los participantes se conocen, si han coincidido o trabajado previamente, perfil, idioma o son de distintas nacionalidades. Evita actividades o temas que puedan causar polémica o causar ofensa.

Máximo 15 minutos picando hielo

No se trata de quemar a los asistentes y dejarlos sin energía para la sesión, entre unos 5 a 15 minutos es suficiente para activarles y arrancar. Importante concretar la actividad, escalarla y adecuarla al número de participantes, asegurarse de que todos la entiendan bien y que técnicamente es posible para evitar retrasos y que todos puedan participar.

Algunas ideas para derretir el hielo detrás de las pantallas:

Ya sabes que para dinamizar y captar la atención siempre funcionan las votaciones, rondas de preguntas, verdadero o falso, adivinanzas, juegos online o dinámicas sencillas de gamificación.

Quién es quién para presentarse: se les puede pedir que compartan una foto de cuando eran pequeños, un objeto o animal mejor les defina o que cuenten dos anécdotas (una verdadera y la otra falsa) y que el resto de participantes acierten cuál es la falsa.

Mensajes encriptados con emojis: puedes usar los divertidos emojis de los teclados de mensajería para que adivinen algunos mensajes clave de la reunión en clave de humor o para lanzar adivinanzas, averigüen nombres de películas, etc.

Pon un gif animado a tus emociones. Una forma divertida de tantear el estado de ánimo y la energía de los participantes y al mismo modo ponerles en activo haciéndoles buscar un gif animado que mejor les represente.

Saca una foto de …. Pídeles que compartan su espacio de trabajo: su rincón de lectura, una planta, su mascota, etc. También puedes aprovechar para lanzar algún reto en el que tengan que inmortalizar algún objeto cotidiano o más sencillo aún, hazles buscar la mejor foto de algo en Google Imágenes y que la compartan en pantalla.

Una sesión de meditación o estiramientos para preparar cuerpo y mente para un momento de concentración, reducir el estrés del grupo o simplemente hacer una pausa en medio de la sesión de trabajo.

Premio al mejor fondo de pantalla. Adiós a los fondos difuminados de Zoom y Teams. Anima a tus participantes a que busquen un rincón customizado con la marca o tema de la sesión o que lo personalicen con algún fondo virtual que los represente. El más original o divertido se lleva premio.

Descubre dónde estoy. Una dinámica que sirve para presentar a equipos en distintas ciudades o nacionalidades. Por equipos pueden ir dando pistas compartiendo fotos, con música para ir desvelando la ciudad de la que hablan.

Cantamos juntos. Desde la canción del momento, tararear un tema conocido, una banda sonora o seguir el ritmo con instrumentos caseros… todos pueden participar haciéndolo más divertido siguiendo el orden de aparición de su pantalla en la videollamada.

 

 

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias