Skip to content

La importancia de las prácticas en los ciclos formativos de eventos

La importancia de las prácticas en los ciclos formativos de eventos

Compartir noticia

Escuchar

Imagen de MADISON

Contenido ofrecido por

MADISON
Todos los que hemos estudiado estaremos seguramente de acuerdo en por lo menos una cosa: podemos dominar toda la teoría que nos han dado durante la formación, pero hasta que no la ponemos en práctica todavía no hemos terminado de aprender.

Y cuando hablamos de alumnos de Gestión de Eventos este paso por unas buenas prácticas cobra vital importancia.

La planificación de eventos tiene una alta carga de análisis del cliente, de definición de objetivos, organizativa, incluso técnica. El poder estar presentes en el proceso que transcurre desde el diseño hasta la producción de un acto es clave para poder desarrollar todo lo aprendido. Es ahí cuando lo teórico toma tierra y los alumnos experimentan que lograr que se desarrolle sin problemas implica mucho de organización y de precisión.

Las prácticas les permiten ver cómo se debe planificar, pero también ser partícipes de cuando los imprevistos ocurren, para poder vivir de primera mano el saber resolverlos. Puede que el ser capaces de reajustar un proyecto cuando algo no sale como estaba previsto es uno de los mejores aprendizajes que se pueden tener en una profesión tan repleta de detalles a los que atender como es la Gestión de Eventos.

Se trata de una profesión apasionante, creativa, en constante evolución y por todo esto es especialmente exigente.

Actualmente las empresas son conscientes de que un buen profesional de este sector no debe tener únicamente conocimientos y habilidades técnicas y tecnológicas, porque la clave para el éxito de un evento es lograr desarrollarlo tal y como había sido planificado pero también ha de ser capaz de generar una experiencia única para el cliente. No se puede perder la oportunidad de crear un acto que no sólo reúna los requisitos técnicos y objetivos prácticos, sino que además genere emociones que son las que permitirán que se perpetúen las relaciones con los clientes.

Casi se presupone en el alumno que tenga un perfil polivalente, con gran carga de habilidades sociales e inteligencia emocional. Como decíamos antes es básico que sepa adaptarse, que sea resolutivo, empático, detallista, con capacidad de trabajo en equipo y especialmente resiliente.

Estas capacidades han de entrenarse y por ello unas prácticas permitan enfrentarse a la realidad del sector y del día a día son las que permitirán una formación completa. Este es un tema a abordar tanto desde los negocios como desde las escuelas para fomentar que esta incorporación previa al mundo laboral sea lo más real posible.

En MADISON Agency, como agencia de eventos, marketing y comunicación, podemos hablar de esto desde la experiencia, y somos conscientes de que un buen profesional puede aportar un plus de valor añadido a la empresa. Por eso mismo participamos activamente en el desarrollo del talento de los futuros profesionales del mundo de los eventos con acuerdos con diferentes universidades y centros de Formación Profesional para ofrecer esa oportunidad de prácticas y desarrollo a esta nueva generación.

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias