Skip to content

Mucho más que objetos: regalos de marca en la era 2.0

Mucho más que objetos: regalos de marca en la era 2.0

Compartir noticia

Escuchar

eventoplus
¿Cómo organizar un evento con Triple Impacto? Así fue la Boyden World Conference 2023 de AIM Group Spain 10 ideas que nos dejan las agencias sobre este 2023 20 años después: el evento más movilizador del c de c
 Buzz, buzz y más buzz. Las redes sociales y la comunicación en tiempo real han convertido el regalo corporativo en otra gran herramienta de marketing. Ya no se trata de buscar un objeto que no acabe "en el fondo del cajón". Los organizadores persiguen un objetivo bien definido: que el mayor número de personas hable del evento. Y lo hace también a través del regalo. Francesca A. Crispino

Sabes que vuelves de ferias con una maleta entera de llaves USB, bolis y libretas, y que el 80% de los regalos que has visto en eventos se quedan en un cajón… o en la basura de la salida del evento. Hay que reconocer que memorias USB, bolígrafos, camisetas y otros regalos clasiquísimos siguen siendo los souvenirs más comunes que la gente se lleva en eventos y ferias… pero poco a poco la idea de regalo corporativo está evolucionando.

Ciertamente a causa de la crisis, la costumbre de agasajar a los invitados con regalos, antes o después del evento, ha bajado bastante: según Infoadex, solo en el 2010 se invirtió un 30% menos en regalos promocionales y de empresa respecto al 2009. Sin embargo, como explica Ernesto Fernández, de Crystal Impressions: «El regalo sigue siendo un medio publicitario muy utilizado, ya que genera un gran impacto, puesto en relación con su bajo coste».

Refuerza esta tesis María de la Peña, de la empresa Kairel: «Personalmente, no puedo hablar de un descenso en las ventas. Lo que sí es verdad, es que se hacen más pedidos pero de menos unidades». Y añade: «Creo que la crisis ha provocado un miedo a las grandes cantidades».

La tendencia de las empresas, hoy, es de reducir su target y dirigirse a un público muy concreto. A la hora de elegir un regalo hay que hacerse dos preguntas: ¿qué quiero transmitir a mis invitados? y, aún más importante, ¿cómo les voy a sorprender?

Regalos personalizados

Gorka López, de Grabolaser, explica que la personalización es uno de los elementos que más ha crecido en los últimos años: «Cuando contamos con un presupuesto ajustado buscamos invertirlo en algo realmente especial, que cause el máximo impacto en el receptor, para que lo recuerde durante mucho tiempo».

No es un caso que los productos con más éxito de esta empresa vasca sean objetos cotidianos sacados de su contexto ordinario: una huevera convertida en joyero, un jabón que dice «Marta, me derrito cada vez que me tocas», manzanas que llevan escrito encima «Prueba la fruta de la pasión»… Hasta un restaurante les ha pedido crear moldes para realizar mensajes comestibles, con las que pretende sorprender a sus comensales al servirlos en la sopa.

Sin embargo, no vale ser distinto porque sí. «Un regalo corporativo debe ser capaz de permanecer en el entorno del que lo recibe, formar parte de su vida», dice Manuel Pinazo, de la agencia quidquid, «Debe ser un vehículo de comunicación o un mensaje en sí mismo».

Es lo que hizo Honest & Smile que este año ha puesto en marcha un «USB-crossing». De hecho, la agencia de comunicación regaló centenares de pen drives por Madrid y Barcelona. La idea es que cada uno pudiera modificar esos contenedores de poesías, música y otras sorpresas, con su propia aportación antes de donarlos a alguien más. Una página de Facebook, finalmente, permitía seguirles la pista en cada momento.

Por último, no se puede no mencionar la tendencia de los últimos años de asociar un aroma a la marca, regalando su fragancia como recuerdo del evento. Volkswagen, Bankinter, Telefónica y el grupo Inditex (cada una de sus marcas es caracterizada por un aroma diferente) ya se han subido al carro, utilizando perfumes como souvenirs de sus eventos organizados por la agencia MacGuffin.

Ecológicos & sostenibles

Aunque los costes elevados de productos y materiales ecológicos representan a veces una barrera, las marcas saben que identificarse con la sostenibilidad es un importante valor añadido. Así, objetos realizados con envases PET reciclados, productos que funcionan con energía solar o con agua, memorias USB fabricadas en cartón reciclado (Kairel), o macetas con semillas, para plantar en casa tu propia plantita de orégano son cada vez más frecuentes.

El estudio londinense A Studio for Design ha creado Postcarden, una reinterpretación en «verde» de las postales tradicionales. Basta con añadir agua y al cabo de unos tres días empieza a florecer este jardín en miniatura. Postcarden se imprime en Gales, usa semillas locales y el producto mismo constituye su embalaje.

Además de ser verdes, pero, los regalos apelan también a la responsabilidad social: las pulseras peaceBOMB están forjadas con el aluminio de las bombas caídas durante la guerra en Laos (1964-1973).

Este proyecto nace gracias a la colaboración entre los herreros locales, la ONGs RISE Project y Article 22, una compañía que apoya el desarrollo sostenible a través del diseño. Su objetivo es ayudar a las familias artesanas de Laos y a la eliminación de artefactos explosivos sin detonar presentes todavía en el país.

Para fanáticos del diseño

Eventos organizados o patrocinados por marcas de licores hay muchos. Para estos, regalar una cubitera de bolsillo puede ser una buena idea. El champagne Veuve Clicquot Ponsardin acaba de lanzar Clicq´up Veuve, una cubitera plegable y waterproof, que permite contener hielo y agua para conservar la temperatura de la bebida. El artista belga Mathias ven de Walle, para su diseño, se inspiró en los origami japoneses, el producto ya se ha convertido en un objeto de culto entre los cool hunters.

La diseñadora de joyas tejana Melissa Borrell ha creado la línea Pop- Out, para que el descubrimiento del regalo sea ya una experiencia. Y es que los colgantes y pendientes de la marca son presentados aún en la matriz de metal en la que han sido elaborados.

La destinataria saca el objeto de su molde, le pone la cadena o los ganchitos que salen también en la confección y la joya está lista… casi como si ella misma estuviera creando la joya.

Cuidado por los detalles y presencia constante de madera caracterizan el trabajo del diseñador Singgih Kartono. Y su estilo se refleja también en su set para escritorio, comercializado por Areaware, que combina dos tipos de madera diferentes y une la practicidad a la belleza de las formas. ¡Para auténticos sibaritas!

Si la tarjeta de visita es la primera imagen de una marca, ¿por qué no convertirla en una herramienta de marketing para que todo el mundo hable de tu compañía? Es lo que ha hecho el restaurante vasco Sagartoki, que ha creado una tarjeta de visita comestible.

Compuestas por verduras naturales como zanahoria, tomate o pimiento y completadas por aditivos naturales, las láminas en formato de tarjetas se introducen en una máquina fotocopiadora dotada de tinta comestible.

Afirma Senén González, responsable del laboratorio de I+D+i del restaurante: «Es una forma de llamar la atención del cliente porque no solo cuenta con los datos de contacto de la empresa sino también puede probar el sabor del producto con pequeñas muestras».

Tecnológicos

Seguimos con el tema dulce. Utilizado en conferencias, impreso en camisetas y folletos como medio de difusión de información, el código QR ha encontrado un nuevo (y goloso) soporte: las galletas Qkies. El proyecto nace de la colaboración de la compañía alimentaria Juchem Gruppe y el Centro de Inteligencia Artificial DFKI.

Las Qkies pueden servir de invitación, tarjeta de visita o como recuerdo de un evento que el agasajado podrá revivir simplemente escaneando la galleta con su smartphone. El código QR, creado para el evento, llevará el usuario a un vídeo en YouTube, un álbum en Flickr o a una página web personalizada. Un mensaje único ¡y que además sabe bien!

La memoria USB es el nuevo bolígrafo: es decir lo que más a menudo te encontrarás en eventos. Pero el pendrive está ya lejos de ser un objeto gris y anónimo, ya que las empresas cada vez más adaptan su diseño al estilo de cada evento, compañía o agencia que lo regale.

Las compañías informáticas están dando vía libre a su imaginación: USB multiuso (que calientan las manos o abren botellas), hechos de material reciclado o resina, con formas llamativas (que se parecen a un Lego, a una cámara Canon, a personajes famosos o a un Mini Cooper) o totalmente integrados con el eslogan del evento (la fiesta Sensation White vistió de blanco hasta su pendrive de presentación, que estaba suspendido gracias a una pátina transparente en el medio de un marco blanco).

En este campo es posible encontrar cualquier cosa… Y si aún no existe, muchas compañías que fabrican productos a medida y con diseño integral, lo inventarán por ti.

Tematizados

Si el embajador de tu marca es nada menos que el Doctor House, ¿qué mejor forma para identificarse con la nueva imagen de marca que con un regalo de presentación? Es lo que ha hecho L´Oréal Men Expert con motivo del lanzamiento de una nueva gama de productos para hombres.

La agencia quidquid ha enviado a prescriptores, personalidades y a la prensa especializada en belleza un botiquín que, además de incorporar unos guantes de médico y dos botes de pastillas repletos de caramelos, contenía muestras de los productos Anti-Edad Integral Roll On Ojos y Crema Hidratante. Todo acompañado por el color corporativo de la marca, el naranja, y el rostro del actor Hugh Laurie.

Finalmente, es muy común para las marcas crear invitaciones o souvenirs que se identifican con el estilo del evento. Cuando la redacción de eventos Magazine recibió la invitación del Jack Daniel´s Day 2011, esta era una caja que además de la invitación en papel contenía unos cascos customizados por la marca de whisky.

¿Y cómo no mencionar las mini neveras de Coca-Cola, el kit de Halloween (capa negra incluida) que Port Aventura ha enviado este año para promocionar el parque durante la fiesta o el modelo en cristal de stiletto que Christian Louboutin realizó en edición limitada para Piper-Heidsieck?

El objeto, de un valor de 500$, fue regalado a cada uno de los invitados a la fiesta de presentación que celebraba el maridaje de la casa de moda con la marca de champagne: un objeto elegante donde verter el champagne y beberlo según «Le Rituel».

Los gustos han evolucionado, los clientes no paran de ser invitados a eventos y para permanecer en su memoria hay que usar el ingenio, pero sobre todo mirar alrededor: una idea genial podría estar ya esperándote.

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias