Skip to content

¿Qué opinan los CEOs acerca de los viajes de incentivos?

¿Qué opinan los CEOs acerca de los viajes de incentivos?

Compartir noticia

Escuchar

Andrea Bouzas
Un camión de helados y una fiesta al aire libre, protagonistas de la presentación del álbum de Mochakk en Nueva York Podcast: ¿Qué podemos aprender del mundo audiovisual y cultural y cómo aplicarlo a eventos?  6 eventos que demuestran que en los centros comerciales se puede hacer mucho más que ir de compras 
Asumámoslo: aún continuamos siendo incapaces de entender el valor de los incentivos. Los incentivos no son un tipo de viaje más, sino que en ellos la experiencia trasciende al evento en sí. El incentivo “tiene la habilidad de generar compromiso a largo plazo más allá del periodo” en el que se celebra, como explica la PhD en Marketing Marci Armstrong; además de ser capaz de generar relaciones más sólidas y atraer nuevo talento, entre otras de sus ventajas. Aunque existe una gran necesidad de continuar investigando acerca de este tipo de eventos, algunos informes arrojan luz sobre ellos. Este es el caso del Leadership inSITEs, un informe de SITE Global en el que diferentes ejecutivos analizan su estado actual y las necesidades futuras entorno a estos viajes. Estos son los 5 puntos clave identificados en él a tener en consideración cuando nos planteemos organizar un viaje de incentivos.

Aprendizaje 1: el viaje de incentivo impulsa las ventas y recompensa comportamientos de ventas correctos

El Leadership inSITEs apunta a que este aumento de las ventas se ve reflejado en cualquier tipo de industria, sin importar su actividad económica. Sin embargo, esto va más allá: los altos cargos informaron que, a partir de la celebración de los viajes de incentivos en sus respectivas compañías, se lograron mejoras en la forma de vender por parte del equipo de ventas.

De esta forma, los líderes destacaron que un incentivo bien diseñado les permite fijar objetivos y recompensar a los empleados cuando se llega a ellos, motivar a los participantes para cultivar relaciones significativas para ellos, y recompensar prácticas y tácticas específicas.

Como reto futuro, los CEOs buscarán de qué forma podrán expandir esto resultados del viaje de incentivos al resto de la plantilla, más allá del equipo de ventas; de forma que el rendimiento global de la empresa mejore significativamente.

Aprendizaje 2: el viaje de incentivo supone un gran elemento de compensación y de retención de talento

El incentivo se ha convertido en una muy importante herramienta de compensación para los empleados, que incluso llega a tener un valor mayor que los bonus que pueda dar la empresa. Como apunta el informe, estos viajes permiten “alcanzar un equilibrio entre objetivos duros y blandos a la hora de reconocer las contribuciones de los empleados”. Igualmente, dan la oportunidad a los trabajadores de crear relaciones con personas clave de la compañía, como los altos cargos. Este fortalecimiento de las conexiones entre miembros de la empresa puede derivar en un mejor desempeño de su trabajo y en la retención de las ganancias.

Mirando a medio y largo plazo, desde las corporaciones se fijan como reto en este asunto ser capaces de cumplir con las demandas y expectativas de los empleados, especialmente de las generaciones más jóvenes. Se ha demostrado que los incentivos son una buena forma de animar a los empleados a profundizar en su compromiso con la empresa, y que se sientan seguros acerca la visión futura de la compañía y de su rol en ella.

Aprendizaje 3: los incentivos moldean – y reflejan – culturas

Como comenta el Managing Director de KART STORZ-Endoskope Shanghai, Mei Yang-Mille: “Necesitamos obtener satisfacción emocional, sentido de orgullo y visibilidad. (…) Las interacciones, comunicación, la experiencia en sí y las memorias que se generan después: esto es parte de cómo desarrollamos la cultura corporativa.” Esto es precisamente lo que se consigue a través de los incentivos. Las conexiones que se generan en persona y los enlaces que se comparten y forjan en estos eventos refuerzan la cultura de la compañía, por lo que es una gran oportunidad para reclutar y retener talento.

¿Qué debemos mejorar en el futuro? El viaje de incentivo deberá reflejar dinámicas culturales más amplias. La cultura tanto corporativa como socio-geográfica afecta a todas las partes del programa, el cual deberá ser diseñado específicamente para motivar a los participantes y cubrir sus necesidades y deseos: el destino, sus sensibilidades culturales, etc. Por tanto, ser conscientes y celebrar la diversidad cultural son factores importantes a tener en consideración.

Aprendizaje 4: el viaje de incentivos genera importantes conexiones en el equipo

Tal y como Rebecca Wright, jefa de ‘Chapter Engagement’ en SITE Global, nos reveló recientemente en una entrevista, el Leadership inSITEs también refleja dos beneficios principales a nivel social y relacional que estos eventos ofrecen. Por un lado, los asistentes tienen la oportunidad de relacionarse con compañeros procedentes de otras sedes o equipos con los que, de otra forma, no tendrían ocasión de interactuar. Por otro, los empleados de alto rendimiento encuentran en ellos el momento perfecto para entrar en contacto con los puestos senior. Así, esta se presenta como una ocasión ideal para que los altos cargos puedan recibir feedback y tratar de impulsar mejoras para la empresa.

Como resultado de estas interacciones, los líderes de la empresa pueden identificar retos potenciales y posibles soluciones que ayuden a fortalecer el apoyo, la confianza y la lealtad de los empleados. Igualmente, al conversar fuera de la oficina, en un espacio más neutral, se abren nuevos canales de comunicación que, de otra forma, se mantendrían cerrados.

Aprendizaje 2: los incentivos tienen un poderoso potencial circular y transformativo

Al igual que ya analizamos en nuestro informe sobre incentivos, el reporte de SITE anuncia que este tipo de viajes ayuda a las empresas a conectar y comprender la importancia de cada uno de los actores que forman parte de la cadena de valor. Igualmente, el impacto del viaje de incentivo en la memoria del participante sobresale con respecto a cualquier otro tipo de herramienta motivacional y estrategia de compensación. El mero proceso y los aprendizajes de viajar es lo que hace que los asistentes se vean transformados de por vida, gracias a esa experiencia que no pueden encontrar de ninguna otra manera.

¿En qué se deberá trabajar próximamente para hacer que ese potencial se vea más incrementado aún? Desde el Leadership inSITEs destacan el valor de integrar componentes de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) a los programas para diseñar experiencias más significativas, como proyectos de voluntariado o trabajos para contribuir a mejorar el medio ambiente. Pero, ojo: estas actividades de RSC deben demostrarse útiles y no ser un acto vacío. Como se explica en el informe: “los participantes deben de tener tiempo para conectar entre sí a través de la actividad, así como con aquellas personas con las que se entra en contacto a través de la actividad”.

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias