Skip to content
General · Sevilla

El reveal del nuevo Mercedes fue todo un juego de niños

El reveal del nuevo Mercedes fue todo un juego de niños

Compartir noticia

Escuchar

eventoplus
10 ideas que nos dejan las agencias sobre este 2023 20 años después: el evento más movilizador del c de c Royale by Shoot, un nuevo espacio lleno de luz en el centro de Barcelona
Por Elena Lea A menudo asociamos el momento reveal de las marcas de motor con un espectáculo lleno de tecnología, efectos de luz y sonido, mapping y demás despliegues audiovisuales. Si el nuevo modelo es un prodigio de nuevas tecnologías sobre ruedas a lo mejor el envoltorio tecnológico justifica la elección, pero ¿y si lo que quieres reflejar es el carácter familiar del nuevo vehículo? Pues ponte en la piel de un niño y piensa qué le gustaría encontrarse a un peque en un coche? Sin duda, juguetes y entretenimiento para hacer del viaje una divertida tarde de juegos. Y eso precisamente es lo que montó beon. Worldwide en el Cartuja Center de Sevilla. Un evento donde volver a la infancia y donde todos jugaron: desde el coche al salir de su reveal, hasta el catering fue una divertida partida gastronómica para los asistentes

Concesur y Fervial, los concesionarios encargados de la presentación en Sevilla del nuevo Clase B de Mercedes, abrieron juego desde la entrada del Cartuja Center CITE con un hall que reproducía una pista de Scalextric, allí un maestro de ceremonias poco convencional (un soldado de juguete como el de Toy Story) era el encargado de dar la bienvenida a los asistentes en e introducir el momento reveal. Para su puesta en escena se montó un muro de piezas de Lego gigantes y sería el propio vehículo el que hiciera su aparición estelar derribando la pared de Lego.

A continuación los asistentes sortearon las piezas de Lego para ver cómo el vehículo recorría la pista de Scalextric haciendo paradas en escenarios muy ochenteros (había que llegar a los niños de los 80’ que ahora son padres de familia y buscan coche familiar): indios y vaqueros, máquinas de arcade, el mítico Pac-Man, etc.

El catering también fue un divertido juego 

En esta “zona de juegos” se sirvió también el cóctel para los 300 asistentes, que igualmente siguió el hilo creativo del juego y la temática de los 80. Echando abajo una de las frases más repetidas por nuestras madres cuando éramos pequeños: “con la comida no se juega”;  se planteó el catering como un juego en el que los asistentes serían los protagonistas teniendo que ir pasando por distintas zonas de juego y disfrutando como niños. Al comienzo del servicio se les daba una hoja con las reglas del juego y solo tenían que divertirse. Por ejemplo, las mesas buffet invitaban a que los propios invitados acabaran algunos de los aperitivos, siendo los conocidos Clics de Playmobil los que daban las indicaciones de cómo acabar las tapas.

Los aperitivos estaban presentados en soportes poco convencionales como libros de texto de la EGB, cintas casette, carátulas VHS y tableros de juegos de la Oca, el parchís, etc. Las mesas estaban además decoradas con juegos de la época como trompos, canicas y cubos de Rubik. Detrás de cada punto del buffet había una pizarra de colegio donde estaba escrito como cuando nos castigaban a escribir 50 veces una misma frase, en este caso: “con la comida sí se juega”. 

La ensaladas, menos apetecibles que el corner de ibéricos y showcooking, también se apuntaron al juego convirtiéndose en divertidas cápsulas que debían ser agitadas por los asistentes para activar el aliño. En la zona de postres no podía faltar el familiar “leche, cacao, avellanas y azúcar” y chuches de chocolate variadas.

 

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias