Skip to content

Jornada Mundial de la Juventud: así fue la gestión audiovisual del JMJ 2023 

Jornada Mundial de la Juventud: así fue la gestión audiovisual del JMJ 2023 

Compartir noticia

Escuchar

Andrea Bouzas
4 eventos que demuestran que las iglesias son el nuevo espacio de moda para realizar mappings  Las pantallas transparentes y la proyección, protagonistas de ISE 2024  MIXME, la nueva solución para facilitar el networking en eventos 
Hablamos de uno de los eventos más grandes del mundo: la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) reúne desde 1985 a millones de personas procedentes de todo el mundo en torno a la música, celebraciones religiosas y diferentes actividades por invitación del Papa. En esta edición de 2023, un millón y medio de jóvenes se reunieron en Lisboa por este motivo, en un evento donde pudieron disfrutar de la vista del escenario principal gracias a 60 pantallas LED distribuidas dentro del recinto en el que se celebró: la “colina do encontro”. Desde Europalco, la empresa portuguesa encargada del sonido y efectos visuales de la JMJ, cuentan cómo fue la gestión audiovisual de un evento de tales dimensiones.

La “colina do encontro”se convirtió en el espacio del JMJ donde se situó un escenario de 40 metros de ancho por 24 de alto y 430 metros cuadrados en medio del Parque Eduardo VII, en el centro de la ciudad portuguesa. Todo lo que ocurría en el escenario se proyectaba perfectamente en las 60 pantallas repartidas por todo el recinto de 30 hectáreas situado en el corazón de Lisboa.  

Para garantizar que los asistentes a la JMJ pudiesen vivir la experiencia a través de las pantallas, Europalco creó un sistema único para enviar señales de vídeo y audio a cada torre dentro del recinto. Utilizaron numerosas conexiones de fibra óptica que alcanzaban hasta 5 kilómetros. Todo ello se gestionó desde la sala de control principal, desde donde lograron enviar señales a 25 puntos críticos con sistemas de megafonía y pantallas LedWall, además de también gestionar la monitorización del escenario y los bastidores. 

Nélio Lima, director técnico de Europalco, explica el proceso: «Nos aseguramos de que todas las señales enviadas tuvieran vídeo y audio perfectamente sincronizados. Cambiamos estas señales a un formato de fibra óptica para su envío. Cuando la señal de fibra llegaba a cada torre, la volvíamos a convertir en señal de vídeo y enviábamos el audio». Lima añade acerca de la gestión audiovisual de la JMJ: «En la sala de control principal, teníamos muchos canales de audio, para que el operador de sonido pudiera controlar cada punto por separado. Mezclamos estos canales de audio con las señales de vídeo correspondientes y las enviamos a donde tenían que ir». 

¿Y cómo solucionar el delay, el eterno problema cuando se trabaja con grandes distancias? En esta ocasión, el equipo de ingeniería se centró en añadir un retraso a las señales de vídeo. Esto garantizaba que el audio se mantuviera perfectamente sincronizado con la pantalla más cercana, ofreciendo al público una experiencia sin interrupciones. La sala de control principal envió las señales con los diferidos necesarios. 

jmj

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias