Skip to content

CO2mpensamos implica a tus asistentes en la compensación del impacto medioambiental del evento

CO2mpensamos implica a tus asistentes en la compensación del impacto medioambiental del evento

Compartir noticia

Escuchar

Cristina Munoz
Apple Tree nombra a Cristina Rodriguez nueva directora de cuentas globales Christoph Tessmar, director del Barcelona Convention Bureau, premiado en IMEX Reed & Mackay y Qondor, empresa noruega de software, anuncian su alianza
Esta joven organización ha puesto el foco en los eventos para desarrollar proyectos de compensación del impacto medioambiental que estos suponen, implicando no solo a la organización, si no también a los que participan en el evento. Si el 79% de los consumidores está cambiando sus preferencias siguiendo criterios de responsabilidad social, inclusividad o impacto medioambiental, es importante que los eventos asuman criterios de sostenibilidad al tratarse de verdaderas plataformas de visibilidad y engagement. Y esto es lo que te proponen.

Una forma más justa, colaborativa y transparente de compensar la huella de carbono del evento

En primer lugar, calculan la huella de carbono del evento: las emisiones directas que son producidas por fuentes propias o controladas; las emisiones indirectas derivadas del consumo de energía; y el resto de las emisiones indirectas que son consecuencia de la actividad. La idea es que este proceso te permita crear una estrategia de reducción del impacto de tu evento.

En segundo lugar, monetizan en tiempo real dicha huella de carbono. Es decir, los kg de CO2 resultantes del cálculo realizado. Este cálculo lo hacen siguiendo el precio marcado por los mercados de carbono EU ETS (el precio que tienen que pagar algunas grandes empresas en la UE por tonelada de CO2 producida una vez que superen lo que tienen derecho a contaminar).

Izquierda: Nerea Achucarro 

¿Cómo trabajan?

“Una vez identificados los proyectos basándonos en un ranking internacional de vulnerabilidad por países frente al cambio climático teniendo en cuenta su capacidad de resiliencia, realizamos una búsqueda activa de las ONG en esos países que colaboren con los colectivos, especies y/o ecosistemas más afectados por el cambio climático. Cuando hemos mapeado las ONG, realizamos una auditoría interna revisando la transparencia de estas, sus cuentas anuales, la presencia en terreno y mantenemos contacto regular a través de reuniones con las mismas para asegurar que se reportarán datos del impacto que tienen las contribuciones que se realicen”.

“Para garantizar este último punto, ser rigurosos y asegurar la transparencia y trazabilidad del proceso, nos hemos aliado recientemente con Comgo  iniciativa que permite que los clientes de CO2mpensamos puedan rastrear su impacto social en tiempo real. Es una iniciativa liderada por Arancha Martínez (EU woman innovator2020 – Acumen Fellow – EYL40 2022 – Princesa de Girona Social 2018 – Qvixote Leader)”, explica Nerea Achucarro, fundadora y CEO de CO2mpensamos.

Los asistentes al evento se implican en el proceso

Co2pensamos busca también la implicación de las personas que participan en el evento para conseguir un mayor impacto y concienciación. Para ello les invitan a votar entre los tres proyectos propuestos por la organización que podrán ver y votar a través de redes sociales (WhatsApp, Instagram, LinkedIn…) o un QR para decidir qué proyecto recibirá la financiación, todos ellos destinados a personas, especies y ecosistemas que ya se están viendo afectados por el cambio climático. De esta manera buscan compensar el impacto no solo medioambiental, sino también social de la huella de CO2.

Compensar a los más afectados por el cambio climático

CO2mpensamos participa en varios proyectos repartidos por todo el mundo cómo por ejemplo en Madagascar, fuertemente afectada por la primera hambruna declarada en 2021 por la ONU, como la primera provocada por el cambio climático. Un cambio climático al que este país ha contribuido con un 0,01% de las emisiones globales. En este país colaboran con la ONG Agua de Coco y dos de sus proyectos: Vigilancia de la malnutrición materno-infantil en Madagascar y Centro de recuperación y educación medioambiental en Madagascar.

También en España, para la conservación de los sebadales en las Islas Canarias, con Innoceana mediante la restauración de las praderas y concienciación de la población. A pesar de su extremada importancia, el sebadal se encuentra en regresión en las Islas Canarias y está clasificado como especie Vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

Estos son solo algunos de los 18 proyectos en los que se implican con 11 organizaciones no gubernamentales en 11 países, que no solo están destinados a mejorar la vida de las personas sino también a paliar los efectos del cambio climático en ecosistemas y especies animales.

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias