Skip to content

Qué dice la OMS de los eventos

Qué dice la OMS de los eventos

Compartir noticia

Escuchar

Paula Rey
5 aprendizajes que no te puedes perder del ICCA Statistics Report  Un viaje por la innovación tecnológica en el sector de los eventos Negralejo: un espacio único en Madrid para eventos corporativos de gran escala 
Todos queremos volver a organizar eventos. Y mientras esperamos ansiosos el protocolo de medidas de seguridad sanitaria que el ICTE (Instituto de Calidad Turística) prepara para Turismo MICE, nos seguimos preguntando cómo tendrán que ser esos eventos en la llamada nueva normalidad, bajo qué reglas tendremos que jugar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó en marzo unas recomendaciones para organizadores de eventos que acaba de actualizar hace unos días. Rompiendo cualquier expectativa te avanzamos que se trata de un documento bastante abstracto, que no pone las reglas claras sobre la mesa. Y así, ¿cómo vamos a saber jugar? Por Paula Rey

La buena noticia es que destaca que los eventos son importantes

“Las reuniones masivas no son meramente eventos recreativos; tienen importantes implicaciones en el bienestar psicológico de gran cantidad de personas (por ejemplo, eventos religiosos), pueden jugar un papel importante en la promoción de comportamientos saludables (como los eventos deportivos), también proporcionan empleo a un gran número de personas y podrían dejar un legado de activos mejorados o capacidades desarrolladas como resultado”.

Que los eventos son importantes ya lo sabíamos, aunque agradecemos a la OMS la puesta por escrito. Desde Grupo eventoplus también escribimos sobre el gran peso del sector para que el Presidente del Gobierno de España tampoco lo dudase.  

La orientación para organizar eventos de la OMS

El propósito del documento dice ser: “proporcionar orientación a los gobiernos, autoridades sanitarias y nacionales o internacionales, organizadores, sobre la contención de riesgos de transmisión de Covid19 asociados con eventos de reunión masiva”.

1. Recomienda que antes de organizar una reunión masiva se haga una rigurosa evaluación de los riesgos con respecto a la probabilidad de que el evento pueda contribuir a la propagación de Covid19.

Entre los aspectos a considerar en la evaluación se considera: ubicación; tamaño del lugar; si es en interior o exterior; número y características de los asistentes (edad, estado de salud, procedencia, si ha realizado algún viaje internacional). Otro factor es la interacción, si será cercano el contacto entre los asistentes, y la duración del mismo. Y también la capacidad del sistema de salud del país anfitrión para detectar y gestionar casos de Covid19 “en términos de políticas, recursos y capacidades”.

Para esto, la OMS ha desarrollado una herramienta que asigna una puntuación numérica de riesgo al evento. Recomienda su uso y la evaluación del evento regularmente antes de celebrarlo. Y precisa: “En general, los eventos asociados con un riesgo bajo o muy bajo de transmisión de Covid19 y baja tensión en el sistema de salud pueden considerarse suficientemente seguros para proceder. Eventos con un nivel de riesgo moderado, alto o muy alto podrían no ser suficientemente seguros para proceder y requerirían más aplicación exhaustiva de medidas de prevención y control. Si el riesgo de propagación de Covid19 sigue siendo significativo después de aplicación de todas las medidas de control el evento planeado debe ser considerado”.

Habla de “rigurosa evaluación” con una herramienta que asigna una puntuación numérica, y no explica concretamente cómo funciona, qué aspectos puntúan más, cuáles menos… ¿Y qué significa “eventos asociados con baja tensión en el sistema  salud”?

 

2. A partir de ahí plantea algunas recomendaciones para los organizadores: organizar el evento al aire libre en lugar de en un local cerrado, ajustar la capacidad del venue, escalonar los horarios de llegada y salida de los asistentes, ampliar el flujo de transporte, utilizar señalética para respetar la distancia…

En esta línea, se pide que los asistentes mantengan la distancia física y atiendan los consejos higiénicos. Y alerta que aquellas personas con síntomas o pertenecientes a grupos de riesgos no deberían acudir. Otra recomendación de la OMS es que los organizadores de eventos y las autoridades de salud estén obligadas a “garantizar que existan sistemas para detectar casos que surjan en la población local como consecuencia de una reunión multitudinaria”.

De nuevo la escasa precisión de las recomendaciones dificulta su aplicación. Por ejemplo, recomienda ajustar la capacidad del venue… ¿A 1/3 del aforo, la mitad del aforo…o hacemos lo que nos dé la gana? Es cierto que tomar en cuenta la especificidad del sector de los eventos es complicado pero con esto ¡tenemos un juego sin normas! Esperaremos más claridad por parte del ICTE o la arbitrariedad será la nueva normalidad de los eventos.

 

El documento íntegro está disponible aquí. 

Noticias relacionadas

Ver todas las noticias